Dicen que el Yoga te llega cuando lo necesitas. En mi caso fue en medio de una etapa de mucho estrés, en donde mi práctica se convirtió en refugio y fuerza.

Con el paso del tiempo mis días se volvieron más ligeros y balanceados. Al darme cuenta de todos los beneficios que el yoga había traído a mi vida, tuve la oportunidad de certificarme como maestro de O2 Yoga, en donde encontré un método integral y una comunidad en donde continuar mi crecimiento.

Desde entonces he tenido el gusto de compartir esta práctica con más personas que buscan, además de fortalecer sus cuerpos, crecer mental y espiritualmente para crear una unión entre estos tres elementos.