En poco tiempo el Yoga para mí ha llegado a significar una forma de vida que me enseña y me permite cultivar cada día cuerpo, mente y más que eso.

Con el deseo de profundizar en el camino de Yoga fue que llegué a O2, donde realicé mi formación como maestro. Gracias al Yoga he visto el equilibrio en el que todos los seres y otras formas de materia y energía estamos conectados. Conforme podamos ser más conscientes de este equilibro, vamos a cuidar de él, así como lo harán las personas a quienes podamos ayudar a transmitir este tipo de enseñanzas.

Estoy convencido de que va a seguir impactando mi vida de forma positiva, así como muchas otras vidas, y por lo tanto quiero ser alguien que pueda transmitir sus enseñanzas de la mejor forma que me sea posible.

El Yoga nos ayuda a reaprender lo que es la compasión, algo fácilmente olvidado en la desconexión que vivimos muchos hoy en día, pero que es precisamente lo que el mundo necesita.