manipura

El tercer chakra, Manipura, segundo chakra, Svadhisthana,
el centro de la energía vital humana.

Nuestro tercer chakra recibe el nombre sánscrito Manipura que quiere decir ciudad de las joyas, o lleno de joyas. En Tíbet se le conoce como manipadma, que significa loto enjoyado. Y en la tradición budista se le llama Hara.

Está situado en la médula espinal, detrás del ombligo. El elemento que lo rige es el fuego y su bija mantra es Ram. Es representado por un loto de diez pétalos amarillos en los cuales hay inscritas las letras sánscritas Dam, Dhan, Nam, Ta, Tham, Dam, Dham, Nam, Pam y Pham en azul. Dentro del loto se encuentra un triángulo invertido en color rojo que simboliza su elemento fuego.

Manipura rige el plexo solar y el fuego digestivo que transforma el alimento en heces y extrae de él la energía vital. Es el centro más importante de la energía vital humana. Rige toda la acción del poder, la voluntad, la ambición, los deseos y las necesidades.

¿Cómo equilibrar Manipura?

Para equilibrar la energía del chakra Manipura se recomienda tomar baños de sol, la respiración a través del diafragma y la visualización a través del plexo solar.

Una de las maneras más eficaces de activarlo es con la relajación. Concéntrate y respira profundamente desde el vientre hasta el pecho, y después exhala echando fuera las malas sensaciones.

Otra de las maneras de armonizarlo es a base de música. El tercer chakra se activa con ritmos ardientes. La música orquestal es perfecta para eso debido a la armonía entre la gran cantidad de sonidos que están presentes. Para tranquilizarlo, en cambio, se recomienda escuchar música relajante, reposada y de tiempo uniforme.

El secreto para tener un chakra manipura sano es hallar un equilibrio entre hacernos escuchar sin someter a otros con una exhibición de seguridad falsa.

De los siete chakras de nuestro cuerpo, el tercero es el centro de energía del poder, la voluntad, la coordinación y el sentido de control. Su color es el amarillo, está ubicado entre el ombligo y el plexo solar, y tiene una estrecha relación con la fuerza que nos impulsa a actuar.

El tercer chakra es el que nos conecta con nuestra fuente interna de energía, el último que se apaga al morir una persona, y el que está relacionado con la actividad y el cuerpo mental. Por eso, desde Método Silva, hoy te hablamos sobre el chakra más sutil del triángulo inferior: Manipura.

"El cuerpo es el ancla perfecta de la mente"
– Durga Stef